Crefco considera que el Gobierno de Aragón vuelve a fracasar en la reapertura

CREFCO lo escribió el 02/12/2013

Se muestra incapaz de defender los intereses de Aragón fuera de sus fronteras.

Una vez concluida la cumbre España-Francia, con el decepcionante resultado de una nueva  declaración de buenas intenciones, la Coordinadora por la reapertura del ferrocarril Canfranc-

Olorón (Crefco) considera que el texto que recoge la declaración final parece más un corta-pega de otros encuentros que un texto desarrollado a resultas del que ha tenido lugar este 27 de noviembre. En el mismo, en el que ambos gobiernos “reconocen la importancia de avanzar en el estudio del proyecto de reapertura de la línea férrea Pau-Canfranc y propondrán a Aragón y Aquitania la celebración de una reunión del grupo de trabajo cuatripartito durante el primer trimestre del 2014”, no confirman plazos ni inversiones, mucho menos la intención de acudir, ambos Gobiernos centrales, a Europa para solicitar financiación comunitaria. Se va a perder un tiempo precioso de cara al 2020, año en que el calendario firmado por la región francesa de Aquitania y la comunidad autónoma de Aragón establece la reapertura. 

Para más escarnio del Gobierno de Aragón, la Comisión Europea ha rechazado su petición de solicitud de 3,93 millones de euros comunitarios para financiar los estudios técnicos previos debido a deficiencias en la propuesta realizada. Ésta adolece de lagunas sobre aspectos técnicos y financieros que la Comisión considera claves para el proyecto.

Ambos acontecimientos demuestran que este Gobierno de Aragón, como su antecesor, se muestra incapaz de hacer valer los intereses de la Comunidad en Bruselas y en Madrid. Ni una sola de las buenas palabras que, otra vez ha recibido la reapertura en los últimos meses, se ha traducido en hechos constatables. Una vez todos los argumentos económicos, sociales y ambientales están sobre la mesa, no pueden ser otros que plazos e inversiones para la línea. 

Es el tiempo de los hechos.

Crefco concluye, por tanto, que no tomará en consideración más declaraciones de buena voluntad por parte de los Gobiernos central y aragonés mientras no vayan acompañadas de hechos contrastables y de los que si parecen disfrutar otros territorios en España, que si que parecen haber hecho sus deberes e inaugurarán, en apenas quince días, una conexión ferroviaria directa con París. 

Por último, nos resulta preocupante la enfermiza obsesión del Gobierno de Aragón con la Travesía Central del Pirineo, proyecto innecesario e irrealizable ni siquiera a medio plazo, que precisa de cuantiosas inversiones y en el que está todo por hacer, a diferencia del Canfranc que podría estar abierto en 2020 y requiere una mínima inversión. Nos resulta un error estratégico de primera magnitud, cuando no nos vemos obligados a pensar que, de este modo, pretende tapar sus miserias en lo relativo al Canfranc. 

Zaragoza a 29 de noviembre de 2013